5 cosas que toda mamá debe hacer a diario

familia fe Jun 08, 2020

El Salmo 71 nos da una hermosa descripción de una vida cuyo fundamento fue Dios. Este Salmo de David nos muestra su corazón, sus luchas, su manera de buscar ser fortalecido y la meta de su vida. 

 

Este mes estamos hablando sobre cómo poner el mejor fundamento en nuestro hogar. Puedo testificar que cuando entregamos nuestro corazón a Jesús y le abrimos la puerta de nuestro corazón, Él entrará y nos dará un banquete. Ayer podía meditar en esto: Dios me ha dado un gran banquete que se llama Rich, Noah, Nathan, Chloe y Joy. Ellos son el deleite de mi corazón. Pero creo que solo es por la fidelidad de Dios. 

 

Quiero empezar mirando lo que dice el verso 3 del capítulo 71 de los salmos:

 

Sé tú mi roca de refugio

adonde pueda yo siempre acudir;

da la orden de salvarme,

porque tú eres mi roca, mi fortaleza.



Quiero motivarte a que hagas esta tu oración en este mes. Qué le puedas decir al Señor que Él sea tu ROCA. La roca nos habla de un lugar seguro y un lugar de refugio. 

 

Creo que como mamás, hay momentos en que podemos sentirnos con muchas responsabilidades o muchas tareas. Hay una manera en que la ansiedad no llegue a tu corazón. Y esto sucede cuando aprendes a colocar tu confianza en Dios. ¿Cómo lo haces? A través de la oración. 

 

Le preguntaron a Ruth Graham cómo hizo para educar a sus 5 hijos prácticamente sola. Ella respondió: “en mis rodillas”. Te motivo a que lo intentes. Empieza tu día aunque sea con 30 minutos de rodillas delante de tu creador, y vas a ver que todo el ambiente de tu casa cambiará. 

 

Líbrame, Dios mío, de manos de los impíos,

del poder de los malvados y violentos.

Tú, Soberano Señor, has sido mi esperanza;

en ti he confiado desde mi juventud.

(Salmo 71:4-5)

 

Mantén viva la esperanza

Lo segundo que quiero resaltar hoy es la importancia de mantener viva la esperanza. 

 

Derek Prince dijo, “donde hay esperanza hay vida”.

¿Sabes? La esperanza es un regalo que Dios da a quienes nacen de nuevo. Lo más triste es encontrar a alguien que ha perdido toda la esperanza. 

El apóstol Pablo nos muestra que nuestra salvación es un proceso que será completado cuando Jesús sea revelado de nuevo. Mientras tanto, tú y yo debemos colocar nuestra mirada completamente en un evento futuro. En otras palabras, toda nuestra esperanza está en la segunda venida de Jesús. Y el saber esto guardará nuestros corazones y nuestro enfoque de perder el rumbo en cosas triviales. 

 

De ti he dependido desde que nací;

del vientre materno me hiciste nacer.

¡Por siempre te alabaré!

(Salmo 71:6)

 

La vida en la roca es una vida dependiente de Jesús. A diario tenemos que buscar su dirección y guía para nuestras vidas. Esa dependencia nos lleva a reconocer que Él es Dios y que nosotros somos simplemente ovejas. Esto también se ve expresado con nuestra adoración y alabanza. 

 

Hay muchas personas que piensan que la alabanza es solo para los que saben cantar, o para los que dirigen canciones en las iglesias. Sin embargo, la alabanza es la manera en que podemos conectarnos de manera personal e íntima con nuestro creador; es más, es la razón por la cual fuimos creados. Somos salvos para proclamar con nuestros labios y corazón la grandeza de nuestro Dios. 

 

Alabar y adorar es mucho más que canciones, es una actitud del corazón. Sabemos que sin Dios no somos nada…. y sabemos que todo lo que vivimos a diario es por su gracia. 

 

Mi boca rebosa de alabanzas a tu nombre,

y todo el día proclama tu grandeza.

Salmo 71:8

 

David también aprendió a no solo meditar en las grandezas de Dios sino que fue más allá, esta meditación salió de su boca. Y por eso dijo: “Todo el dia mi boca proclama tu grandeza”. Su vida nos enseña cómo hizo de Jesús la roca de su vida. Recordemos los 5 principios que acabamos de aprender: 

  1. Oración
  2. Esperanza
  3. Dependencia
  4. Adoración 
  5. Proclamación 

Te motivo a que estas cinco cosas abunden cada día más y más en tu corazón. Que este mes puedas crecer en la oración, que tu esperanza en Jesús y en su segunda venida se afiance más que nunca. Que cada día, a través de circunstancias inesperadas, encuentres esa dependencia total en tu Padre celestial. Determínate a inundar tu casa con una fragancia de adoración genuina. Y haz de tu boca una fuente de la cual solo saldrán las palabras dulces de la grandeza de Dios. 

 

¡Lo mejor está por venir!

Manuela H

Suscríbete a Hero Moms

Sé la primera en enterarte de nuestros próximos eventos y recursos.