¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?

familia Jul 21, 2020

Durante estas cuatro semanas hemos hablado de la importancia de alinear nuestros pensamientos con los pensamientos de Dios. Esta semana leí un pasaje que me impactó: 

 " ¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo? " (Amós 3: 3)

Creo que la meta es aprender a caminar con Dios todos los días en esta carrera que nos encontramos. Sin embargo, para poder hacerlo debemos estar de acuerdo o, en otras palabras, alineadas con lo que Dios nos indica. 

Vivimos en una sociedad que como nos bombardea con pensamientos contrarios a la Palabra de Dios. La sociedad quiere distorsionar el concepto bíblico de la familia. Por eso te motivo a que cuides mucho lo que lee, lo que ves, y que siempre tu guía en todo lo que hagas sea la Palabra de Dios. Es un ancla segura para nuestras vidas. 

Hemos hablado de que El propósito de todo en el universo es traer gloria a Dios. Vimos también que una de Sus configuraciones es hacer que Su reino sea establecido en esta tierra, así como en el cielo. Aprendimos algunas de las características de las actitudes de Dios, en especial la atención al detalle. Dios siempre revisa lo pequeño antes de lo grande. 

Hoy vamos a hablar de la cuarta área - categorías - y se refiere a la manera en que clasificamos las cosas. Esto influirá en la manera en que nos relacionamos con ellas. Por ejemplo, cuando categorizamos a personas –en el área política– republicano o demócrata. 

Necesitamos aprender a pensar en las categorías de Dios. Por naturaleza pensamos diferente a como Él piensa. Sin embargo, en la palabra encontramos como Dios clasifica las cosas. 

Hoy vamos a hablar de 2 categorías: 

 

Fe o incredulidad

Muchas personas en el mundo, al ver otras personas, dicen: él es una persona trabajadora, inteligente, y esforzado; sin embargo, por lo general no piensan en términos de fe o incredulidad. Pero Dios sí categoriza la raza humana de manera diferente. Y Él se pregunta constantemente: “ ¿Será que esta persona está llena de fe o de incredulidad? ". 

Mira lo que dice la Palabra:

 

El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios ".

Juan 3:18

 

“Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solo hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios” .

Miqueas 6: 8

 

¿Qué pide Dios de nosotros? 

  1. Hacer justicia

Hay un pasaje que me impacta: “El justo por la fe vivirá” . Piensa en grandes siervos de Dios que hicieron justicia en la tierra:

 Noé: su justicia fue fruto de su fe en lo que Dios le dijo: haz un arca porque voy a enviar un juicio a la raza humana. Nadie le creyó, solo su familia. No fue fácil. Mas su fe lo llevó a mantenerse firme, un acto diferente ya establecer la justicia de Dios en su generación.

  • Abraham, el padre de la fe: también fue un hombre que Dios usó. El escuchó a Dios decirle: “Voy a hacer de ti una nación grande”. Las circunstancias le decían todo lo opuesto, pero él CREYÓ. No se debilitó en la fe, sino que creyó en esperanza contra esperanza. Y por su fe estableció la justicia De Dios en su generación.

Hoy te motivo a que te apropies de las promesas que Dios te ha dado. No te conformes con lo que la sociedad está diciendo. Mira a Dios y a su palabra, y por nada sueltes tu fe en la palabra De Dios. 

 

El área moral

“Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios”.

Miqueas 6:8

 

Amar la misericordia: 

Cuando pensaba en esto, recordé al buen samaritano –una persona llena de misericordia–. Dejó de hacer todo lo que estaba haciendo, se desvió de su viaje, corrió la milla extra y en verdad amó a ese prójimo desconocido que estaba a punto de morir. 

 Amar la misericordia nos llevará a ser:

  • Generosos en el dar de nuestros bienes: no podemos decir que amamos a alguien en necesidad si no proveemos para esa necesidad que ellos tienen. 
  • Generosos en perdonar: el odio nace como fruto de la falta de perdón. Un registro que comienza a acumular un diario y llega al punto de odiar. 

 

Recuerda lo que dice 1 Juan 4:20:

Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?

Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.

Suscríbete a Hero Moms

Sé la primera en enterarte de nuestros próximos eventos y recursos.