Dios siempre tiene una idea mejor

Hoy celebro el propósito que existe detrás de una siembra en Dios. Años atrás viví una situación que me llevó a poner mis sueños profesionales en Sus manos, y en medio de lágrimas hice una oración en la que le entregué mi futuro y le pedí que me ubicara en Su perfecta voluntad. No imaginé que esta corta oración cambiaría lo que yo consideraba mi destino y abriría las puertas hacia una de las experiencias más maravillosas de mi vida: servir a las nuevas generaciones. 

A través de Su palabra, Dios me guió a asumir nuevos retos en mi formación profesional, he sido testigo de la facilidad con la que se abren puertas cuando es Él quien va delante de ti. De forma tal que me ha llevado a trabajar al lado de personas y en lugares que ni en el más grande de mis sueños me pude imaginar. Meses antes de obtener mi título profesional, Dios ya había abierto puertas a nivel laboral e inicié esta maravillosa experiencia de conocer el corazón de los niños, niñas y adolescentes en diferentes contextos y explorar el mundo a través de sus ojos, sus sonrisas e inquietudes. 

Recuerdo que en una oportunidad mientras conversaba con un adolescente, él indagó sobre si yo tenía hijos. Fue tan maravillosa su reacción cuando entendió que mi respuesta fue que para mí cada uno de los jóvenes de esa institución eran mis hijos de corazón (aunque en el plano natural aún no era mamá), que ese día este caballero me dio una gran lección: “Cuando un adolescente tiene la certeza que tu compromiso con él es de corazón, se conecta contigo genuinamente y para siempre”. 

Generar un ambiente protector para nuestros adolescentes implica en muchas ocasiones ir en contra de las circunstancias para guardar su vida y su corazón. En un mundo que te dice que el tiempo no alcanza porque debes trabajar para su manutención, y que debes conectarte con él a través del celular, debes determinarte a hacer la diferencia y conectarte con tu hijo de corazón a corazón.  

  1. Conviértete en un padre o madre presente (Genesis 3:9a)

¿Dónde estás tú en la vida de tu hijo adolescente? Vivir bajo el mismo techo no necesariamente implica que se construya una relación. Toma de tu tiempo para conocer su corazón.

  • Cuando le hables, deja todo lo que estés haciendo y míralo a los ojos. 
  • Involúcrate en sus pasatiempos y construyan recuerdos memorables juntos. 
  • Tu hijo adolescente, aunque diga lo contrario, siempre necesitará TU atención. 
  • Demuéstrale que es tu prioridad con ACCIONES, no solo con regalos o palabras. 
  • Invierte tu tiempo compartiendo en familia, pero también ten espacio para compartir con tus hijos a nivel individual. 
  • Tengan una cita mensual. Sorpréndelo dejando salir al niño que está en tu interior. 
  • Reconoce y valida sus emociones. No lo rotules por sus acciones.
  1.   Sé tú ese ejemplo digno de imitar (Genesis 3:11a)

¿Quién te enseñó? Los adolescentes siempre están buscando a quién seguir e imitar, con quien identificarse. ¿Quién es el principal maestro de tus hijos?: ¿el colegio?, ¿la televisión, ¿el internet?, ¿los youtubers?, ¿las redes sociales? La educación es un trabajo que se da en conjunto entre las aulas y el hogar. Los principios y valores que inculques en tus hijos son tu responsabilidad, no delegues a otros su formación. 

  • Fundamenta la crianza de tus hijos en la palabra de Dios. Es el único manual de vida que no tiene fecha de caducidad.
  • Enseña con tu ejemplo, no con palabras e imposición. 
  • Asume la formación de tu hijo(a) con disciplina y creatividad. 
  • Sé coherente entre lo que dices y lo que haces.
  • Guarda su mente. Sé vigilante ante el manejo de la información y el uso del internet, pero también sé vigilante en el cuidado de su corazón. Usa bien tus palabras, cree en él. 
  1. Disciplina con amor (Genesis 3:11b)

¿Has comido del árbol que yo te mandé que no comieras? La adolescencia es una etapa en la que muchas de las cosas que el mundo ofrece se ven como un fruto codiciable, una etapa en la cual las reglas y los límites en el hogar deben estar establecidos y lo ideal es que sean claros desde la niñez, pero también requiere el fortalecimiento y establecimiento de los mismos a través del diálogo.

  • Establece normas claras y principios en tu hogar. 
  • Puedes tener una junta familiar al mes para abordar los temas correspondientes al hogar. 
  • Tengan presente los acuerdos y evalúen juntos. 
  • Cuando llegue el momento de corregir, háblale a su corazón y no solo hables del error. Si te concentras en el error lastimarás a tu hijo, si te concentras en tu hijo puedes darle una lección y guardar su corazón. 
  • No te permitas corregir con enojo. Para un adolescente, la corrección NO debe ser a través del castigo físico; este lastima el corazón, pero no deja una lección. La disciplina siempre será más efectiva cuando viene de un padre o madre afectivamente presente.  

Con gratitud en mi corazón hoy celebro la vida de quienes me dieron estas grandes lecciones. Celebro la oportunidad que Dios me da de hallar en cada adolescente y sus familias un invaluable tesoro. Celebro cada vez que he orado y llorado por ellos, he reído y soñado con ellos, he disfrutado de sus logros y he sentido compasión en su vulnerabilidad, pues en cada ocasión se ha manifestado el poder de Dios y esto llena de gozo mi corazón. Hoy sé que todos podemos ser instrumentos en manos del Señor para llevar su amor a esta nueva generación y que cada experiencia que tengas al lado de un adolescente es una oportunidad para cambiar el mundo.  

Hoy celebro que Dios siempre tiene una idea mejor, celebro que aunque sé que hay mucho por hacer y tanta necesidad, a partir de hoy tu propósito será generar un ambiente protector para cada adolescente que te rodee, que ellos conozcan a través de ti el amor y la gracia de Dios, ese es el reto que te dejo hoy.

Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Ira andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; más volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas
Salmos 126: 5-6.

Oriana Gómez Mosquera

@origomos


Este blog hace parte de nuestra Revista Hero Moms Volumen 5: Celebra. Lee todos los artículos en este enlace.

Close

Suscríbete un héroe mamás

Sé la primera en enterarte de nuestros próximos eventos y recursos